Bienvenidos...
Reikiavik, moldeada por las energías de la Tierra, rebosante de la efervescencia de una capital cosmopolita, rodeada por la pura e impoluta huella de la naturaleza, es una ciudad de llamativos contrastes, donde se ven casitas de láminas de hierro ondulado, acurrucadas junto a futuristas edificios de cristal, donde se encuentran instalaciones de última tecnología a tiro de piedra de escabrosos terrenos volcánicos y donde las influencias internacionales se mezclan con las tradiciones nacionales islandesas, creando una cultura singular en una simbiosis de lo antiguo y lo nuevo..
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Atajos Importantes

Estamos en...
Verano! La magnífica naturaleza que rodea Reikiavik convierte a esta ciudad en única para los más aventureros, que pueden escoger entre un amplio número de actividades. La pesca del salmón, una partida de golf a medianoche, navegación, escalada, caminatas por el glaciar, excursiones a caballo o el avistamiento de ballenas forman parte del atractivo de la capital y pueden realizarse en excursiones de un solo día, con tiempo para estar de vuelta en la ciudad para la cena.
Novedades y algo más
18.7
Un ángel estaría afligido por ser alérgico a las almohadas de plumas.

18.7
Se dice que un cazador se volcó a los Bailes Nudistas porque es mejor la paga.

18.7
Apertura Oficial del Foro! Que estas esperando para rolear?
Últimos temas
» -Trama General-
5/10/2017, 23:50 por Rey de Huesos

» -Razas y Grupos-
5/10/2017, 23:49 por Rey de Huesos

» -Nuestra Historia-
5/10/2017, 23:49 por Rey de Huesos

» Shhh [Allan Soth]
26/8/2016, 11:45 por Invitado

» ¿Como matarías al de arriba?
18/8/2016, 15:49 por Declan O. Wheelehan

» Cadena de deseos
18/8/2016, 15:46 por Declan O. Wheelehan

» Universidad Wilhem & Jacob Grimm [élite]
15/8/2016, 12:07 por Invitado

» Juego de tronos
14/8/2016, 15:00 por Declan O. Wheelehan

» Confesionario
10/8/2016, 23:47 por Invitado

Administración
Reconocimientos
Nombre apellido
Mejor Chica
Nombre apellido
Mejor Chico
Nombre apellido
PJ más activo
Compañeros

Élite 13/40
Griegas

AFILIACIONES NORMALES AQUÍ
Créditos
Skin hecho por Hardrock de The Captain Knows Best
Licencia de Creative Commons

Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional
Basado en un juego Hidden del nombre Riddle Of Fate. Agradecemos a los artistas de DeviantArt por las imágenes y los recursos destinados a los gráficos del foro.

Linea de Fuego || Libre -

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Linea de Fuego || Libre -

Mensaje por Invitado el 27/7/2016, 23:59

Ropa de cuero, un savage calibre 22 en su espalda, dagas de plata en su cintura y una en su muñeca, oculta a la vista, lista para ser clavada en el rostro de cualquiera que se le acerque demasiado.
Estaba harta. Tres exhaustivas noches persiguiendo a aquel desgraciado y aún no lograba dar con su paradero. Sabía que cazaba a la medianoche, en Stanford bar, un pequeño barsucho de buena fama en el centro de la ciudad, ¿Luego? No tenía idea.
Había seguido su rastro hasta allí, en el medio de la nada, y supuso que tendría alguna cabaña perdida en el bosque, o una cueva, o.. Quien sabe que, donde llevaba a sus víctimas y jugueteaba con ellas hasta desangrarlas. ¿Por que estaba tan obsesionada? Bueno, aquel vampiro no era un total desconocido para ella. Su primer encuentro había sido dos años atrás, pocos meses después de que hubiera desaparecido su hermana. Se había posado sobre la rama de un viejo roble y le había jodido la vida con aquella pequeña charla que habían tenido.
"- Oh Landegard, deberías darte por vencida. ¿Realmente crees que, con la cantidad de vampiros que hay en la actualidad, vas a lograr dar justo con el que tiene a tu hermana? No seas ilusa..."
Desde aquel entonces quiere partirle la cara, joderle el ego y destrozarle la dignidad.

En eso pensaba mientras caminaba entre la oscuridad del bosque. Sus pasos eran cuidadosos, no quería que nadie supiera que caminaba por allí. Los búhos, murciélagos y lobos ya habían comenzado con su concierto diario y el frío comenzaba a sentirse cada vez más.
Estuvo a punto de mandarlo todo al carajo. De cagarse en aquella pequeña pista, esperarle en el bar y meterle un balazo allí mismo alegando que era algún asesino en serie o una especie de psicópata; luego se encargaría de encontrar las pruebas que sostengan su coartada, pero todas aquellas estúpidas ideas desaparecieron en cuanto un ruido capto su atención, allí, atrás de los frondosos arbustos.
Ekaterina agudizo su oído, tenso su cuerpo y preparo la pequeña daga que llevaba debajo de su manga, lista para enfrentar a lo que sea que se ocultara allí. Con un movimiento rápido corrió a un lado las hojas y hubiera clavado su puñal en medio de su pecho si no fuera porque aquello le desconcertó totalmente. ¿Le había desconcertado o le había alegrado? A pesar del morbo que aquella afirmación conlleva, le había alegrado de sobremanera.
Estaba desnuda y aterrada. Su pálida piel contrastaba con la oscuridad que les rodeaba y ni hablar de aquella llamativa y frondosa cabellera colorada. Si, aquella mujer era la clase de presa que aquel desgraciado amaba secuestrar.
Alzó las manos en son de paz y se quedó quieta en su lugar, intentando no asustarle más de lo que ya estaba. Había traído un par de mantas por si la situación lo meritaba y se veía obligada a acampar en aquel inhóspito lugar, por ende, con movimientos lentos y delicados, se sacó la mochila del hombro y entrebusco en el interior de la misma.
- Tranquila, no voy a hacerte daño.. -Susurro con amabilidad mientras sacaba la manta y se acercaba con paso lento hacia ella- Debes estar muerta de frío... Soy Ekaterina, déjame ayudarte
Poso la cálida manta sobre sus hombros y cubrió su desnudez lo mejor que pudo con el largo de la misma. Dejo que la muchacha se aferrara a ella con una mano y le paso el brazo por la espalda.
- Vamos a ir a un lugar tranquilo, creo que lo más conveniente sería ir hasta el hotel donde estoy hospedándome, pues dudo que quieras ir a un bar así vestida. Vas a contarme lo que paso e intentare hacer algo al respecto. Ahora necesito que te calmes y que confíes en mi, aunque parezca la persona menos confiable del universo.
Usaba el tono. Aquel tono que los agentes del FBI implementan cuando encuentran a una víctima traumatizada luego del violento y mórbido ataque de algún homicida, o aquel cálido y calmado tono que se utiliza cuando alguien está a punto de lanzarse de cabeza al vació totalmente convencido de que su vida es una mierda.
La morocha comenzó a caminar, mas no bajo la guardia en ningún momento. Hasta donde sabía, aquella mujer podía ser un señuelo, podía, aunque no pareciera, ser otro vampiro, o podía simplemente ser una loca que en cualquier momento saltaría a su cuello y le despedazaría.
- Tranquila, ¿Si? Tengo el auto en la carretera, iremos hasta allí y, si quieres, ni siquiera hace falta que me acompañes, hablaremos ahí y te llevare a tu casa.
Le aseguro sin dejar de observar con nerviosismo los alrededores. Algo no andaba bien. Sentía aquel peso en la espalda que uno siente cuando está siendo observado o a punto de ser mutilado.

Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Linea de Fuego || Libre -

Mensaje por Invitado el 31/7/2016, 02:44

¿Que hace un Asgerson cuando no puede dormir? Sencillo. Saca sus valijas más preciadas. Un gran Wd40. Un par de trapos sucios. Monta su camioneta y toma el camino más corto al faro. No era para nada descabellado que El ruso cruzara solo el puerto en la madrugada y subiera las empinadas escaleras luego de una breve charla con el cuidador de turno. Desde arriba, en lo alto del Faro, el rubio sentía la paz de la noche. Limpiaba su rifle. Apuntaba un rato a la nada misma, calculaba latitudes y ajustaba la mira junto con el vaivén de la brisa.

Era un ritual difícil de echar a un lado y cada vez más frecuente, desde que los eventos en la ciudad habían aumentado en número y en crueldad. Necesitaba su escape a tierra o al menos una distracción pacífica. Limpiar su arma, sin utilizarla, se podía acercar a la definición de tranquilidad que más afinaba con él.

Solo que esa noche en particular no apuntó sus aguileños orbes azules a la inmensidad del mar. Volteó en el alfeizar del faro y miró rumbo al bosque que lindaba con las arenas de la costa de Reykjavick. Curioso. Todo era negrura, espesa y abundante, con ese olor a maleza indómita. No tenía mucho para fijar desde allí, sin embargo un par de objetivos, un poco de simulacro de tiro y podría volver a casa con su mastín napolatino y sus galletas sin sal.

Fue el destello de un movimiento lento y acompasado lo que captó su atención. Apenas dos siluetas intentaban salir de la floresta. Una pasaba inadvertida en la oscuridad, la otra con un cabello rojo fuego, poco podía apalear el brillo de la luna sobre ese color. - Oook...- Soltó el grandote en un silbido intentando entender mientras estrechaba más la mirada sobre la lente de precisión. Caminaban despacio, con esfuerzo. Mientras que otra cosa, ligera y desconocida les seguía los talones. A la vista del policía esto era un escape a toda regla. -Demonios.- Enfatizó cargando rápidamente el .44 que llevaba por costumbre en la cintura y en el límite de las escaleras, mientras corría, apenas ladró unas palabras al cuidador.

Su amado rifle solo le haría peso y Jules lo tendría bien resguardado en su caseta. ¿En serio empezaría a lloriquear por su arma? Con una sacudida mental, acortó el tramo entre la costa y la arboleda. Sin embargo, en la negrura, el rastro de las siluetas pareció confundirse. Las sombras se retorcían, los ruidos aumentaron y de apoco, sin tenerlo en cuenta, el bosque también le envolvió. En ese instante, algo con su misma contextura física lo levantó por los aires y lo mandó a volar varios metros delante. Bueno, a juzgar el impacto, o era un humano cargado de esteroides o era un oso.

Incorporó una rodilla y levantó la mirada. Insultó en nórdico antiguo. Advirtió dos mujeres y mientras que una miraba alrededor sin dar tregua, la otra pareció recobrar la compostura, enderezándose de forma altiva. - Soy poli...- Nop. No hubo tiempo. La mujer más pálida, chilló. Realmente chilló. -Oook.- Se repitió el rubio mientras se le venía encima una fiera preciosa, con cara de asesina sobrenatural. Desnuda y todo. - Que demonios, tranquila muchacha...- Desenfundó el arma y bueno, lo habían mando a volar. Varios metros. Otra vez.


Invitado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.